Diagnóstico clínico según la Medicina Tradicional China (MTC): creencia o evidencia

Diagnóstico clínico según la Medicina Tradicional China (MTC): creencia o evidencia

En numerosas ocasiones explicamos a nuestros clientes que la efectividad de la aplicación de la Medicina Tradicional China no se basa en un sistema de creencias. Si yo le preguntase a usted ¿cree en la medicina occidental?... supongo que su respuesta no tendría nada que ver con el creer en ella o tener fe en ella, sino en sus resultados con respecto a su salud.

Así sucede también con la MTC. Si bien es cierto que la manera de aproximarnos a ella parte del simbolismo que utiliza para transmitir el conocimiento y explicarlo.

Esta semana una persona, durante su sesión en ITH QI Majadahonda, me preguntó con curiosidad e interés: “¿cuál es el origen de los cinco elementos de los que tanto se habla en MTC y cómo a través del pulso o del color de mi cara, puedes determinar qué es lo que me sucede?”.

Esta fue mi respuesta: el origen de los cinco elementos se remonta a un maestro llamado Chiu Tai Chi a quien le fue encomendada la tarea de sistematizar los colores y los pulsos que se venían utilizando ya por los primeros maestros como método de diagnóstico. Aquí, en occidente, hay  también mucha literatura que narra como el pulso se utilizaba, por ejemplo, durante las guerras ya que entonces no se contaba con aparatología o pruebas médicas que pudieran ayudar en la realización del diagnóstico.

Chiu Tai Chi representó sus descubrimientos a través de los cinco elementos (metal, madera, agua, fuego y tierra), las cuatro estaciones, los ocho vientos y las seis direcciones que siguen un esquema regular a los que corresponden los colores y el pulso. Observando la transformación y el movimiento, ya que “nada es inmutable”, se puede llegar a descubrir los secretos de la naturaleza a fin de conocer los aspectos esenciales de la diagnosis. Estos elementos se representan con el Yin y el Yang en la MTC. Pero para conocerlos los aspectos esenciales de la diagnosis, se deberá empezar los colores (sol-yang) y el pulso (luna-yin). Por lo tanto, el cambio de los colores corresponde a los pulsos de las cuatro estaciones.

Así, en la Edad Media, se trataba la enfermedad con sopas de cereales durante 10 días. Si la enfermedad no se curaba entonces pasaban a utilizar los tallos, raíces o ramas principales de las hierbas, haciendo una correlación entre tratar los estados primarios con las raíces y los secundarios con las ramas, de modo que la enfermedad pudiera ser superada.

Hoy en día, parte de este conocimiento se ha perdido. La mayoría de los métodos de tratamiento no se basan ni en las estaciones, ni sobre la observación de los colores ni la palpación de los pulsos, ni del examen de estados primarios o secundario o de los aspectos directos que nos afectan. Así, por ejemplo, tomamos sandía en diciembre, cuando es un alimento de verano y por lo tanto frío, y tomamos infusión de jengibre en agosto cuando lo que produce es mucho calor interno, sólo porque pensamos que al ser alimentos “naturales” no nos pueden hacer daño. Sin embargo, claro que nos afectan y esto se refleja en nuestros pulsos y el color de la cara.

Cuando la enfermedad se ha formado, intentamos tratar sólo los síntomas actuales sin tener en cuenta de dónde partimos, qué la ha podido causar, las peculiaridades de la persona. Y cómo resultado la enfermedad a veces se queda sin curar, dejando la puerta abierta al ataque de otra nueva enfermedad.

La buena noticia es que actualmente, existe suficiente evidencia y sistematización de los pulsos y los colores como para poder utilizarlos como método de diagnóstico complementado posteriormente con otras evidencias, ya sean de la MTC como de la occidental (pruebas médicas, por ejemplo). La mala noticia es que si no se realiza un estudio concienzudo de ellos (sólo el 10% de toda la literatura de MTC está traducida en otra lengua que no sea el Mandarín) y se explica adecuadamente, puede parecer que lo que realizamos en consulta esta más cerca del mundo de las creencias que de las evidencias en la práctica clínica.

 

Síguenos en Facebook

Últimos Tweets

Solicita más información

Estamos a tu disposición para cualquier consulta sobre los servicios que ofrecemos ¡Pregúntanos!

info @ qiespacioenequilibrio.es

Contacta con ITH Qi