Masaje Tui-na en primavera

Masaje Tui-na en primavera

Primavera es un tiempo de renovación, la estación que da paso a nueva vida, nuevos cambios y transiciones. Es un nuevo comienzo.Cada primavera observamos la floración, que nos muestra como las fuerzas de la naturaleza se ponen a trabajar para dar nacimiento a nueva vida.

El ser humano, como parte de la naturaleza, experimenta también estos impulsos y los cambios suceden también en nuestro organismo.

Es época de limpieza, cambiamos la ropa de invierno por la más ligera, comienza a sentirse el impulso de la energía que nos va invitando a salir de la hibernación del invierno al comienzo de la actividad invitados por el sol.

La primavera es un nuevo comienzo y para la MTC, su color es el verde, en referencia al crecimiento de las plantas en la tierra, su elemento es la Madera, es la estación en la que nos ocupamos del Hígado y la vesícula biliar, que ayudan a distribuir correctamente la energía en el organismo (qi)

Con el libre fluir del qi nos sentimos serenos, equilibrados, nos sentimos bien.Si este flujo de energía está obstruido, disminuido o alterado, comienza a ralentizarse y a bloquearse y podemos sentirnos frustrados, estresados, alterados física y emocionalmente.

La primavera por tanto es la época del crecimiento, en la que comienza en movimiento después del reposo del invierno. A nuestro organismo, como parte de la naturaleza, le favorece por ello la actividad, el movimiento, la limpieza y el dejarse influir por esta nueva energía que entra en la primavera. Y nosotros podemos ayudar de distintas maneras:

 

Ejercicio.

El ejercicio suave, los paseos y actividades al aire libre, el chi kung o el tai chi, activan el organismo y nos ponen en contacto con la naturaleza. Fantástico para los pulmones y el ánimo.

 

Alimentación ligera y de temporada.

Las hojas verdes de estación nos ayudan a purificar la sangre y el trabajo del metabolismo

El té de crisantemo o el té verde son un empujón más para limpiar toxinas y vitalizar la energía del Hígado

 

Y por supuesto, el masaje.

¡Qué mejor manera de poner en marcha el movimiento de la energía primaveral, que con el masaje Tui-na!

El masaje chino, Tui-na, como la acupuntura, son la mejor opción para facilitar el libre fluir del Qi y eliminar bloqueos.

 

Tui-na, también conocido antiguamente como anmo, es el nombre del masaje medicinal chino, utilizado en China desde hace más de 2000 años.

Los primeros registros se remontan al 771 a.c. utilizado para el tratamiento exitoso de parálisis faciales y mareos, en tierras del interior de china, donde la llanura y la humedad prevalecían y la población comía en abundancia sin demasiado trabajo físico y estas afecciones eran habituales.

La inmovilidad, el alimento abundante, el recogimiento y la humedad del invierno, pueden llevar al cuerpo a sentirse muy “estancado”. De ahí la gran ayuda de las técnicas de Tui-na para poner en marcha de nuevo la energía del organismo, acompañando a la primavera.

En China Tui-na está presente como una importante parte del mantenimiento y recuperación de la salud, para tratamiento de todo tipo de afecciones.

Parte del sistema de salud y accesible a toda la población, el masaje es una de las formas más usuales de mantenerse fuerte, enérgico y sano.

Su aplicación consiste en distintas técnicas manuales, movimientos de presión y arrastre a lo largo del cuerpo y presión en puntos específicos. Tanto los recorridos de movilización como los puntos vienen marcados por el recorrido de los llamados meridianos energéticos que recorren el cuerpo, compuestos por puntos de acción específica, cuya presión desencadena la generación de sustancias que el propio organismo produce para su autorecuperación.

En occidente generalmente relacionamos las técnicas de masaje con el tratamientos de dolores agudos y lesiones tendinomusculares. O bien, cómo forma de relajación puntual, como “capricho” o regalo.

El tui-na sirve así mismo a estas funciones, pues es una fantástica técnica de recuperación y relajación, pero tiene además otros usos y beneficios:

Gracias a su capacidad reguladora del flujo energético de todos los órganos y vísceras del cuerpo, el Tui-na nos regula internamente, colaborando en procesos digestivos, respiratorios, óseos, nerviosos… ayudando al cuerpo a servirse de sus propios recursos una vez puestos en orden.

El Tui-na en primavera, pone en orden nuestro sistema y nos ayuda a afrontar con alegría el nuevo día, reduciendo la astenia primaveral, fortalece el sistema inmune para hacer frente a procesos alérgicos, regula nuestras emociones, calmando las subidas y bajadas de ánimo y las indecisiones propias de las obstrucción del elemento Madera en la primavera.

Además de los beneficios específicos en la primavera, los efectos documentados de un buen masaje Tui-na en cualquier época del año son muchos y conocidos. Aquí os dejamos más información:

 

Su efecto positivo en los tejidos de la piel.

Promueve la secreción de glándulas sebáceas y sudor, elimina las células epiteliales necrosadas, mejora el metabolismo de la piel, suaviza cicatrices y aumenta la capacidad defensiva de la piel, al tiempo que aumenta su brillo y elasticidad, frenando el proceso natural de envejecimiento.

 Un buen masaje Tui-na actúa tanto sobre la zona superficial como subcutánea de la piel, soltando adherencias y tensiones

 

Efecto en los músculos.

Tuina trata la fatiga muscular, mejorando el metabolismo del ácido láctico, que se produce tras el ejercicio intenso creando depósitos en los músculos que los tensan, producen dolor y fatiga.

El incremento de tensión y elasticidad de músculos y tendones que procura el Tui-na, lo aprovechan los deportistas con mucha frecuencia, para eliminar fatiga y tener una mejor recuperación del entrenamiento.

En afecciones severas se utiliza para tratar la atrofia muscular y recuperación de secuelas de por ejemplo, la poliomielitis infantil.

 

Mejora la recuperación de daño en las articulaciones.

Cuando las articulaciones óseas están dañadas, la circulación de la sangre y la linfa en la zona se ven reducidas por la inactividad de los músculos y articulaciones. La correcta irrigación es la clave para la recuperación, de manera que el masaje Tui-na tiene un papel clave en la contribución a la llegada de nutrientes a estas zonas para su mejoría.

 

Ajuste de la estructura ósea.

Las maniobras del Tui-na pueden ajustar tendones dislocados y malcolocación de articulaciones. Por ejemplo en pediatría, una dislocación del cúbito y radio, llevará a una posición forzada del brazo. Con las maniobras adecuadas, el hueso se puede ajustar y volver a su lugar.

Incluso el flujo sanguíneo y el efecto sobre la musculatura, llegan a aproximar suficiente un trocánter desplazado al hueso de la cadera, resultando en una soldadura completa en casos de parálisis cerebral infantil, tras aproximadamente seis meses de tratamiento.

 

Aumenta de la circulación sanguínea.

La aplicación de Tui-na incrementa significativamente el número de vasos capilares y circulación sanguínea y procura una más rápida recuperación de las lesiones en tejidos, recuperando la elasticidad de las paredes basales, su función de transporte y la circulación periférica.

Tui-na es una terapia complementaria fantástica para el tratamiento de hipertensión, daños coronarios e insuficiencias cerebrovasculares dada su ayuda en la capacidad de mejora del sistema circulatorio.

Su acción sobre la detoxificación de la sangre es también muy interesante, como demuestran estudios de reducción de niveles de toxinas en sangre y mejora en fatiga, en grupos de trabajadores expuestos a sustancias químicas, tras el tratamiento con Tui-na.

 

Mejora la digestión.

El Tui-na tiene un gran efecto sobre las disfunciones del sistema digestivo.

Según se muestra en experimentos realizados, la presión en determinados puntos produce una actividad del peristaltismo, tanto a nivel estimulante, si el movimiento estomacal e intestinal es insuficiente, como calmante, si el sistema está sobre excitado. Estos experimentos muestran que con la aplicación del tui-na, además se reduce la secreción de gastrina y se aumenta la función de absorción del intestino delgado.

 

Regula el sistema nervioso.

Tui-na reduce la excitabilidad nerviosa. Su uso para alivio del dolor causado por neuritis y neuralgias es habitual.

Manipulaciones suaves para estimular los nervios motores y mejorar los músculos o maniobras fuertes para tratar los espasmos y recuperación de funciones impedidas.

La aplicación de tui-na en la espalda regula los reflejos neurales, afectando las funciones de los órganos. según los puntos trabajados, sobre el sistema respiratorio, digestivo o genitourinario.

 

Mejora el ánimo.

Aplicado de manera suave, ayuda a la relajación, invita a la calma y reduce la reacción negativa ante las enfermedades y problemas, aliviando la ansiedad y la depresión.

Tui-na es por tanto un método terapéutico útil y práctico de eficacia demostrada, del que nos podemos servir, particularmente en esta época del año, para dar un empujón a nuestra energía y vivir esta primavera con todo el impulso necesario. En el equipo de ITH Qi en Majadahonda hay especialistas a tu disposición por si lo necesitas.

¡Feliz primavera!

 

Fuentes:

- Beijing Massage Hospital.

- Introduction to Tuina. World Century Compendium ot TCM.