Vivir 3 tareas necesarias para un buen morir

Vivir 3 tareas necesarias para un buen morir

Hablar de la muerte es hablar de la vida y hablar de la vida es hablar de la muerte. Hay un diálogo constante entre ambas, están íntimamente ligadas y ambas nos cuestionan, nos interrogan, nos acorralan, nos preguntan y también nos responden.

Aunque hoy en día, fundamentalmente a los ojos de nuestra sociedad occidental, la muerte ha perdido naturalidad y la consecuente presencia, cuanto mucho es una reflexión personal, pocas veces es un tema de conversación entre pares y socialmente la negamos

A la muerte se la ha desterrado del mundo de las cosas familiares, no sin consecuencias. La muerte, hoy en día, es un tabú, tan inconfesable como inaceptable, tan impensable como insensata.

Ahora bien, como una matización es justo decir que hay algo básico que comprender, en parte desconocemos la muerte porque tenerla presente de manera constante se tornaría algo imposible de sobrellevar. La ausencia de la idea de la muerte es como una especie de medida de seguridad.

Inconscientemente confiamos en que tendremos la suerte de no morir. Parafraseando a Aristóteles “la suerte es esa cosa que llega cuando la flecha alcanza la persona que está a tu lado”. Esto nos resulta funcional y adaptativo.

En el fondo del corazón, uno no siente que va a morir, pero sí los demás, y se compadece de ellos. Freud, como explicación posible, decía que el inconsciente no conoce el tiempo o la muerte. En sus recovecos orgánicos y psico químicos internos el ser humano se siente inmortal.

En general, hoy se piensa que una buena muerte es una muerte desapercibida, a la mayoría le gustaría morir de repente, de un infarto, o durante el sueño, deseando así, inocentemente, evitar el sufrimiento, la decadencia, la agonía o la angustia frente a lo desconocido de la muerte.

A la muerte se la percibe como una agresión incompatible con la vida. En la mayor parte de los ámbitos médicos, es casi una herida narcisista.

A cada uno nos corresponde reconocer la responsabilidad de nuestra existencia, y esa responsabilidad nos lleva a diferenciar lo urgente, lo cotidiano y lo práctico, de lo prioritario, lo trascendental y lo auténticamente vital. Preguntarnos ¿Qué es prioritario para mí?, ¿Cómo quiero estar en el mundo?, ¿Qué quiero sumar al mundo?, ¿Conozco los pulsos profundos que hacen latir el corazón del mundo?...

Propongo asumir tres tareas para encontrar esas respuestas.

Vivir 3 tareas necesarias para un buen morir

  1. Comprender el sufrimiento para transformarlo.

  2. Afianzar la presencia, la hospitalidad y el dejar ir.

  3. Preguntarnos ¿sé todo de mí? Para encontrar una vida con sentido.

Autor: KARMA TENPA.

 

Información del curso "Atención plena y compasión en el proceso de vivir y morir".

 

 

Equipo de ITH Qi

Síguenos en Facebook

Últimos Tweets

Solicita más información

Estamos a tu disposición para cualquier consulta sobre los servicios que ofrecemos ¡Pregúntanos!

info @ qiespacioenequilibrio.es

Contacta con ITH Qi